Tag Archives: Ambassadors

Post

Presentación

Posted on 7 Noviembre, 2011 in Sin categoría by ACR Crew

Hola a todos.

Iniciamos la andadura en los Reggae-Blogs de la ACR con la intención de abrir un frente más en el conocimiento del Reggae y sus subgéneros y lo haremos desde el punto de vista de quienes manejamos los controles.

Me presento:

Empecé en el reggae pues como tod@s. Escuchando. Pero más o menos con 16 años empecé a tocar la guitarra. En 1992, si no recuerdo mal, fundamos Akatz.

Poco a poco empecé a interesarme por los botones, en gran medida influenciado por mi carrera de ingeniería, así que empecé a ver el lado técnico de la música. Colaboré con Ambassadors a finales de los noventa y más tarde con Roberto Sánchez (Por cierto, la idea es que de vez en cuando colabore en este blog).

Así pues, después de pulular de aquí para allá sin estudio propio (incluidos dos años en Italia), en 2003 me instalo en el bilbaino barrio de Bolueta, y poco a poco comienzo a especializarme en mastering. Sin darnos cuenta, resulta que entre Rober y yo hemos creado un sistema de trabajo que nos da muy buenos resultados. Él produce a grupos, grabando y mezclando, y yo masterizo.

Otra cosa antes de empezar:

A la pregunta de “¿Ya sabes para que son todos esos botones?” Responderemos que sí. Y a la pregunta de “¿Y ya los mueves todos?” Responderemos que si también.

Bueno, todos menos uno. El rojo y grande, que es el de la destrucción total. Así que ya sabéis. Los técnicos tenemos el control, no nos hagáis enfadar!!! Aunque la verdad es que en las Jam Sessions no tanto…

Bueno… Intentaré escribir con un lenguaje poco técnico porque la intención es contar cosas básicas para los aficionados al Reggae que sin tener conocimientos técnicos de audio se preguntan cosas acerca de nuestro trabajo, anécdotas…

Pues para ir calentando,  podemos hablar sobre cómo son los estudios de grabación:

En primer lugar a destacar, la sala de control.

Aquí tenemos las máquinas. La mesa, los previos, compresores, efectos… todos de la manita y de buen rollo. Son nuestros juguetes junto con los monitores, que es como les llamamos a los altavoces, y el sistema de grabación, ya sea un DAW (Digital audio workstation) o un grabador de bobina.

Después, está o están las salas de grabación, que es donde metemos a los músicos que se portan mal y fuman demasiado. Al batería además lo solemos meter en una sala con ratas, culebras y tarántulas. Que pesados son por dios! No se están callados un segundo. Bueno, volviendo a la realidad, es normal tener varias salas de grabación con diferentes acústicas y que nos permiten aislar los sonidos entre sí. Esta es la sala principal de mi estudio.

Todas estas salas se interconectan entre sí mediante un sistema de cableado que permite tanto enviar sonido hacia la sala de control, como desde ella.

Así se consigue que los músicos puedan escuchar tanto lo que están grabando ellos, como lo que están grabando simultáneamente otros músicos en otras salas y como lo que ya está grabado incluso de otra sesión. Todo el mundo escucha a todo el mundo mediante auriculares, pero de una forma controlada, para que el sonido de una cosa no se cuele por el micro de otra cosa.

Bueno, ya iremos profundizando más en posteriores artículos.

Si queréis saber más de nosotros, podéis visitarnos en: www.euridia.net